ÚLTIMAS NOTAS PUBLICADAS

miércoles, 14 de diciembre de 2016

CHOCOLATE: Popularización de sus VIRTUDES




La popularización y las virtudes del chocolate

El chocolate era la bebida favorita de los mayas, los aztecas y otras poblaciones mesoamericanas mucho antes de que los españoles lo trajesen a Europa.


El chocolate era la bebida favorita de los mayas, los aztecas y otras poblaciones mesoamericanas mucho antes de que los españoles lo trajesen a Europa. Las pruebas arqueológicas indican que el chocolate se ha venido consumiendo desde hace al menos 3100 años, y no solo como alimento: los mayas y otras culturas precolombinas ofrecían vainas de cacao a los dioses en diversos rituales, incluidos los sacrificios humanos.

Sin embargo, fue un protestante irlandés quien alumbró la que probablemente se convertiría en la idea de mayor trascendencia en toda la historia del chocolate. Hacia 1860, Hans Sloane, médico y naturalista cuya colección de libros y muestras naturales supuso el nacimiento del Museo Británico, se encontraba al servicio del gobernador de Jamaica documentando plantas y animales locales. Sloane descubrió que la bebida amarga del chocolate de la isla le resultaba mucho más sabrosa si la mezclaba con leche. Poco después patentó su invención. Aunque a muchos les gustara el chocolate preparado con agua caliente, la versión de Sloane se popularizó con rapidez en Inglaterra y otras partes de Europa. Con el tiempo, la leche se convertiría también en un complemento predilecto para el chocolate sólido.

Hoy, los efectos beneficiosos del chocolate para la salud se encuentran bien documentados. Según explica Joe Vinson, químico de la Universidad de Scranton, algunos antioxidantes, como polifenoles y flavonoides, representan hasta un ocho por ciento del peso seco de la semilla de cacao. Los antioxidantes neutralizan los radicales libres, moléculas muy reactivas que, de otro modo, dañarían las células. No se debe a una coincidencia que el árbol del cacao (y otras plantas ricas en antioxidantes, como el café o el té) proceda de latitudes bajas. «Las plantas con un elevado contenido en antioxidantes crecen en lugares cercanos al ecuador, con mucha insolación», apunta Vinson. Los rayos ultravioleta descomponen las moléculas orgánicas en radicales libres, por lo que numerosas plantas tropicales producen antioxidantes para neutralizar ese exceso de radicales.
Aunque una ingesta excesiva aporte demasiadas calorías, los estudios con seres humanos y animales han puesto de manifiesto que un consumo moderado de chocolate ejerce efectos positivos sobre la presión arterial, retarda la aparición de la ateroesclerosis y disminuye los índices de colesterol «malo». El chocolate también puede mejorar las facultades mentales: un estudio noruego reveló que los ancianos que consumían chocolate, vino o té (todos ellos alimentos ricos en flavonoides) obtenían mejores resultados en las pruebas cognitivas.

Google+ Followers

Translate

Follow by Email